Bienvenidos
Desintegración positiva
Alta Inteligencia Sensible
Educación Sensible
Persona altamente Sensible
Sobreexcitabilidad
by Miryam Muñoz Guitart, Cristina Rodríguez Álvarez / julio 10, 2021

Michael Pluess, investigador en Alta Sensibilidad

Doctor en psicología y profesor en Queen Mary University de Londres (Reino Unido) en el departamento de Psicología Biológica y Experimental, en la Escuela de Ciencias Biológicas y Químicas. Cuenta con más de 50 publicaciones en el mundo de la psicología y ha sido galardonado con los premios Queen Mary…

Doctor en psicología y profesor en Queen Mary University de Londres (Reino Unido) en el departamento de Psicología Biológica y Experimental, en la Escuela de Ciencias Biológicas y Químicas. Cuenta con más de 50 publicaciones en el mundo de la psicología y ha sido galardonado con los premios Queen Mary University of London, Science & Engineering Faculty Research Performance Award en 2016 y el International Society for the Study of Behavioural Development (ISSBD) en 2012 Young Scientist Award.

¿Cómo entraste en contacto con el término “Alta Sensibilidad”?

La primera vez que oí hablar de Alta Sensibilidad fue cuando un amigo en California me habló del libro de Elaine Aron. Tomé nota de ello, pero realmente fue cuando comencé mi doctorado en Susceptibilidad Diferencial en 2008 que recordé el trabajo de Elaine Aron y me metí a fondo con ella. Poco tiempo después comenzamos a trabajar juntos en varios proyectos.

¿Podríamos decir que Elaine Aron ha popularizado el término “HSP” con sus estudios y principalmente con su libro La persona altamente sensible? ¿Qué estudios habéis realizado juntos?

Sí, Elaine Aron es la pionera líder en la construcción de “Personas Altamente sensibles” en base a teorías y trabajos de otros como C.G. Jung. Tanto su popular libro, como sus estudios de investigación dieron forma a nuestra comprensión de Personas Altamente Sensibles. Creo que es justo decir que el concepto de HSP fue adoptado más fácilmente por la población general y llevó un poco más de tiempo que lo aceptara la comunidad científica (aunque todavía no es aceptado por todos).

He trabajado con Elaine y su esposo Art en estudios centrados en el desarrollo de medidas de sensibilidad para niños, tanto cuestionarios infantiles, como de observación del comportamiento, así como medidas nuevas y más cortas para adultos.

¿Qué te motivó a construir otro instrumento de medida para personas altamente sensibles?

En 2010 necesitábamos una medida para los niños con el fin de investigar si los niños sensibles se beneficiaban más de una intervención basada en la escuela (publicado en Pluess &Boniwell, 2015). Por lo tanto, basándonos en una versión de la Dra. Anna Bosman y con la ayuda de Elaine lo desarrollamos.

Es importante contar con medidas fiables y objetivas de sensibilidad para la investigación. Esta es una de las razones por las que desarrollamos una medida para los niños que se basaba en la observación de un psicólogo en lugar de en el autoinforme del niño o los padres. Más recientemente, hemos desarrollado una versión más corta de la escala HSP de Elaine (junto con Elaine y Art Aron) y actualmente estamos trabajando en nuevas medidas que se pueden usar en las escuelas.

¿Cuáles son las diferencias entre tu cuestionario y el de E. Aron?

La mayoría de las medidas en las que he participado se basan en el trabajo de Elaine Aron y reflejan una colaboración con ella. Por lo tanto, no creamos una medida diferente. Pero estamos trabajando en algunas mejoras a la escala actual de HSP con el fin de hacer que la escala sea más confiable y se ajuste mejor a la teoría.

¿Definirías la “Alta Sensibilidad” como un rasgo de personalidad? ¿Como algo ambiental? ¿Es más innato o es algo educable?

La sensibilidad se entiende mejor como un rasgo de temperamento de base biológica. Tiene una base genética, pero está igualmente influenciado por los genes y el medio ambiente. Por lo tanto, es un rasgo innato, pero también está moldeado por las experiencias que las personas tienen. La sensibilidad en un adulto generalmente refleja la interacción entre los factores genéticos y ambientales a lo largo de la vida.

¿Puede alguien entonces convertirse en una persona altamente sensible?

La mayoría de las personas son sensibles a cierto grado.  Aunque todavía no tenemos mucha investigación al respecto, esperaría que las personas puedan aprender a ser más sensibles hasta cierto punto, pero probablemente habrá un límite para eso. La razón de eso es que hay una contribución genética a la sensibilidad, y las personas que no tienen muchos genes sensibles, pueden no volverse más sensibles fácilmente. Pero esto necesita ser investigado más a fondo en estudios. No sabemos mucho sobre el desarrollo de la sensibilidad en este momento.

¿Consideras que existe una relación más directa entre la alta sensibilidad “mal gestionada” (falta de control emocional) y las enfermedades mentales como la depresión?

Sí, la investigación es bastante clara en cuanto a que las personas altamente sensibles tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud mental en respuesta a experiencias adversas o estresantes. Sin embargo, en ausencia de tales experiencias o entornos adversos, las personas altamente sensibles probablemente no tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud mental en comparación con las personas menos sensibles.

De este modo ¿el tratamiento, además de farmacológico si es necesario, sería diferente al ser una persona de alta sensibilidad biológica o ambiental?

Parece que las personas altamente sensibles se benefician más de la terapia psicológica. Queda mucho trabajo por hacer en este sentido (y estamos trabajando en ello), pero esperamos que las personas sensibles puedan beneficiarse de diferentes tipos de tratamiento que las personas menos sensibles. Todavía no sabemos lo suficiente como para decir qué tratamiento es mejor para las personas sensibles.

¿Podrías compartir con nosotros qué investigación está actualmente en curso en relación con la Alta Sensibilidad?

Cada vez hay más investigadores en todo el mundo que están investigando diferentes aspectos de la sensibilidad. Por lo tanto, es difícil resumir  todos estos esfuerzos. Actualmente se está trabajando mucho en la relación entre los rasgos comunes de personalidad y la sensibilidad, la biología de la sensibilidad, el desarrollo de la sensibilidad, la relación entre la sensibilidad y la salud mental, así como las necesidades de los niños sensibles en la escuela.

¿Afirmaría, según su investigación, que el 15-20% de la población es altamente sensible o considera otras cifras?

Según nuestra investigación con Elaine Aron encontramos que alrededor del 30% son altamente sensibles, alrededor del 40% son de sensibilidad media y el 30% restante tienen una sensibilidad baja.

En cuanto a los estudios que tienes con niños en las escuelas, ¿qué dificultades de aprendizaje ves que se pueden confundir con este rasgo de personalidad? ¿Cómo podríamos diferenciarlos bien?

Todavía no sabemos mucho sobre eso. Nuestro estudio está actualmente en curso y no nos centramos en las dificultades de aprendizaje. Me imagino que un niño altamente sensible podría ser confundido con autismo leve o TDAH. Con el fin de diferenciar entre los trastornos del desarrollo y el temperamento común del niño es importante que los niños sean evaluados por un experto con formación psicológica profesional.

¿Cree que los docentes deberían formarse en esta materia para atender adecuadamente la diversidad de estos niños? En caso afirmativo, ¿cómo lo haría? ¿Qué directrices podríamos darles?

Sí, los maestros deben ser informados y formados sobre la sensibilidad de los niños, dado que el 30% de los niños son altamente sensibles. Idealmente, los maestros aprenderían sobre los niños sensibles durante periodo de formación básica. Actualmente nos estamos preparando para proporcionar seminarios web para los maestros y también compilaremos un folleto sobre la sensibilidad de los niños para los maestros. Ese es un primer paso.

¿Qué estudio has realizado que más te ha llamado la atención? ¿Cuál ha sido la más costosa de llevar a cabo y por qué?

Esa es una pregunta difícil. Me sorprendieron un poco los hallazgos consistentes de que hay tres grupos de sensibilidad, pero esto muestra que la sensibilidad es un rasgo importante y común. La mayor parte del trabajo que hemos hecho sobre la sensibilidad no ha sido muy costosa porque nos beneficiamos de la generosidad de los colaboradores. En general, los estudios con un enfoque biológico como la psicología molecular o las imágenes cerebrales tienden a ser más caros. Estamos muy agradecidos por el apoyo a la investigación que recibimos de muchos financiadores. Una importante a destacar es la Fundación Jacobs que financia nuestro trabajo con las escuelas primarias y también nos ayudó a desarrollar nuestro sitio web  https://sensitivityresearch.com/

Share this article: