Bienvenidos
Desintegración positiva
Alta Inteligencia Sensible
Educación Sensible
Persona altamente Sensible
Sobreexcitabilidad
by Miryam Muñoz Guitart, Cristina Rodríguez Álvarez / octubre 11, 2021

Pablo Villagrán, autor y divulgador especializado en PAS

Cofundador de la Asociación Española de Personas Altamente Sensibles. Estudió Publicidad y Relaciones Públicas con postgrado en Dirección de Comunicación y Marketing. Formado en coaching y técnicas humanistas como terapia Gestalt, arteterapia, danzaterapia o teatro terapéutico. Practicante de meditación y artes marciales. Ha sido entrevistado en medios tan importantes como…

Cofundador de la Asociación Española de Personas Altamente Sensibles. Estudió Publicidad y Relaciones Públicas con postgrado en Dirección de Comunicación y Marketing. Formado en coaching y técnicas humanistas como terapia Gestalt, arteterapia, danzaterapia o teatro terapéutico. Practicante de meditación y artes marciales. Ha sido entrevistado en medios tan importantes como Televisión Española, El País o la Cadena Ser. Colaborador del blog Sapos y Princesas del periódico El Mundo. Ha participado en conferencias en varias universidades españolas. Iniciador del World HSP Day (Día Mundial de la Alta Sensibilidad) que se celebra el día 6 de octubre desde el año 2020. Ha escrito y autoeditado el libro Personas Altamente Sensibles – Guía esencial para PAS. Fundador de Universo PAS, la mayor comunidad de PAS en español. Su newsletter es seguida por más de 25.000 suscriptores. Emprendedor y CEO en pasespana.com

¿Cómo conociste el término PAS?

Supongo que fue en varias fases. En el 2013 a raíz de una publicación de un conocido blog sobre psicología en general. En esa época estaba profundizando en varias terapias y buscando respuestas. Esa fue la primera gotita y luego llegó el gran despertar cuando ví aquel documental de la 2.

Perdona, ¿por qué?

Viviendo en Madrid empecé a desarrollar agorafobia tras una crisis de ansiedad… y me preguntaba, ¿esto qué es? El cerebro me estaba haciendo sabotaje. No quería parar mis planes.

En aquella época ya había empezado a hacer meditación en un centro budista cerca del trabajo de mi mujer. Por ahí entré en la meditación y empecé a profundizar.

Luego nos fuimos a vivir al sur y cambié mi estilo de vida. Decidí tomar las riendas. Empecé una nueva terapia más humanista. Tomé contacto con la Gestalt. Me gustó la forma de canalizar, no tan rígida y directiva como otras terapias que había probado.

Me gustó tanto que me dije: “yo quiero ayudarme y ayudar a la gente”. Completé la formación en 5 años y más cien sesiones de terapia individual. Eso luego se nota.

Después hice también teatro terapéutico. Para mí es una válvula de escape. Es un juego liberador y desde el punto de vista del crecimiento enriquece mucho el juego de roles. También hice danza terapia, mezclado con el arte. Así metí una pata quizás más mística y espiritual en mi vida.

Entonces decidí formarme en coaching. El resto de terapias me ayudaban a conectar con el presente. El coaching me ayudaba a proyectar a futuro. A planificar, a concretar. Fue por entonces cuando comencé a trabajar con mi mentora, una conocida coach en el mundo PAS.

¿Tenías claro lo que querías “a futuro”?

Leí una vez a un autor que decía “La gente más interesante que conozco no sabe qué hacer con su vida, ni siquiera cuando tenía cincuenta años”.

La vida en sí te provoca necesidades conforme a tu propia experiencia. Según evoluciones, lo que necesitas va cambiando. Esto se ve muy claro en los niños: no siempre les gusta lo mismo. Con cada etapa, ellos despiertan interés por cosas nuevas, incluso en la comida.

Con la personas parece que sociológicamente, lo tienes que tener claro a los dieciocho años. Luego vas cambiando de trabajo. Pocas veces lo tienes claro, al menos esa fue mi vivencia. En general veo que los jóvenes cuando llegan a los treinta años lo pasan mal porque la realidad no se corresponde con lo que esperaban. Yo me sentí estafado con esa edad. Sentí que la sociedad me había hecho falsas promesas que yo creí. Todo no era de color de rosa.

¿En qué momento de esa búsqueda aparece el término PAS?

Como ya he dicho antes, yo llevaba años en modo buscador, aún hoy sigo así. Fue después de dos años haciendo coaching. Alguien me dijo: “Pablo, tú eres muy sensible”. Tuve la suerte de que en el entorno donde me lo dijeron fue en un tono positivo. Eso fue en la etapa adulta, claro. Cuando era niño, me sentía incomprendido. Todo era raro en mí..

Para mí la sensibilidad era lo nuclear, lo que daba respuesta a todas esas situaciones que no entendía. Yo venía de haber estado trabajando muchos años y pude afrontar ese momento de descubrimiento con cierta madurez y eso no siempre ocurre.

Cuando las PAS se autodescubren normalmente están con el corazón abierto y son muy vulnerables. La mayoría buscan muy rápido entrar en un grupos de Whatsapp o Facebook y cantar a los cuatro vientos que son PAS.

Es una etapa muy delicada porque hay grupos de captación para estas PAS emocionalmente necesitadas de comprensión. No es raro que entren en alguna pseudo secta vestida con un carácter de oficialidad.

La razón por la que la gente PAS se acerca a mí es precisamente por la problemática. Buscan soluciones a sus problemas. Las PAS que viven una etapa de equilibrio están centradas en disfrutar de la vida y aceptar su sensibilidad como un don que busca soluciones.

Las PAS somos pasionales pero podemos convertirnos en personas obsesivas, susceptibles, hipersensibles e incluso críticas y conflictivas. Nosotras mismas podemos llegar a ser tóxicas para nosotros y para los demás. Quien piense que ser PAS es igual a ser buena persona es que aún necesita transitar algo más por este rasgo.

Una vez has descubierto el término, ¿qué te llevó a querer trabajar en este campo?

La agorafobia hace saltar tu sistema nervioso. Mejor dicho al contrario. Ese desequilibrio del sistema nervioso fruto del estrés y saturación hace que desarrolles crisis de ansiedad y una posible posterior agorafobia. Esto no es más que la evitación de que algo malo te vuelva a ocurrir. Puedes terminar pasando años sin salir de casa. En mi caso fueron dos.

Yo encuentro en la sensibilidad la respuesta que podía haberme evitado todo ese sufrimiento. Las consecuencias negativas de lo que yo estaba pasando. Un estrés y estilo de vida que no era saludable para mí.

Cuando comprendes eso, no puedes guardar para tí lo que te ha ayudado. Sentía el deber de compartirlo. Quería evitar que más gente sufriera. No puedo cambiar el mundo, pero sí mi labor ayuda a una sola persona habrá valido la pena. En ese momento me conecté con mi misión de vida.

¿Encontraste resistencias?

En el 2015, no fue nada fácil. Todo era muy poco conocido. Si hablabas del tema te miraban con cara de incredulidad. En aquellos tiempos la comunidad PAS estaba muy vinculada a las terapias alternativas y New Age. A mí me encanta la diversidad pero es cierto que no ayudaba a aquellas madres que acudían a la dirección del centro a hablar sobre las PAS cuando en internet todo el material está teñido de esoterismo y muy poquita ciencia. A nivel personal tampoco encontré apoyo por parte de mi terapeuta, pero eso me hizo convencerme más del trabajo que quedaba por hacer.

¿Cómo se te ocurrió formar el proyecto Universo PAS?

Durante muchos años he estado vinculado con asociaciones de PAS para ayudar a la divulgación del rasgo. Eso me ha permitido aprender y comprender la problemática en profundidad. Pero también he vivido las dificultades que plantea ser una organización no gubernamental. Disponer de fondos, buscar voluntarios y por otro lado la lucha de egos de la que la comunidad PAS tampoco se libra.

Somos tan humanos como el resto, aunque de inicio las personas pudiesen pensar que todo en nosotras las PAS “huele a flores”.

Habiendo vivido toda esa experiencia me he podido dar cuenta de las necesidades de las PAS que difícilmente cubren las asociaciones y a la vez he podido darme cuenta de mis propias necesidades personales. Este proyecto trata de aunar mi experiencia y aportar valor a la sociedad desde un proyecto privado.

Lo difícil es hacer sostenible y perdurable tu forma de vivir y tus sueños con la realidad social y económica. Sin fondos ni financiación los sueños quedan en un cajón sin dueño. Con Universo PAS todo es más fluido y sencillo. Ofrezco mucho contenido gratuito pero también tengo productos y servicios de pago que hacen que Universo PAS sea sostenible.

Se puede acceder al contenido aquí: universopas.com

¿Qué relación hay entre la sensibilidad y las flores?

Supongo que te estás refiriendo a las subcategorías de las PAS. Lo cierto es que han despertado mucha curiosidad e interés. Pero también he de decirte que tiene sus detractores entre los más puristas de la comunidad PAS. Es una división en subtipos que yo mismo he elaborado en base a mi experiencia e investigación. Pero sobre todo se basa en una conclusión que para mí es de sentido común, si las PAS somos un 30% de la población ¿cómo puede ser que todas seamos iguales? A partir de ahí solo necesitas investigar, cruzar datos de escalas de personalidad y sacar tus propias conclusiones. Creo que ha quedado una división en categorías muy maja. Mimosa, Empatien, Orchidea y Sunflowers.

A mí me gusta. También entiendo que los más cercanos a la ciencia quieran disponer de un paper que demuestre esas subcategorías. Esas personas tendrán que esperar porque hasta el día de hoy ninguna universidad ha mostrado interés en analizar mis datos. Yo no dispongo de los recursos a los que tienen acceso investigadores y universidades, por eso ese tiempo tendrá que esperar para los más exigentes. Mientras tanto en mi web pueden acceder a la información de cada subtipo gratuitamente o adquiriendo el informe de cada uno.

¿Tú crees que una PAS nace o también se puede hacer?

Una PAS nace, no se crea, se trata de un rasgo con carácter genético principalmente si bien el ambiente haría el resto de la personalidad relacionada a este rasgo. Pero una PAS es sustancialmente diferente a la sensibilidad que surge después de un trauma. Éste generaría una hipersensibilidad que magnifica la manera de reaccionar ante el mundo y la persona trate de protegerse. Esa condición no es la condición sensible ya que puedes ser sensible y estar en equilibrio con el mundo, tras un trauma y una hipersensibilidad no estarías en ese equilibrio. Tanto en las PAS como en las no-PAS, el resultado de lo que somos es la parte genética unida a nuestro contacto con el mundo.

¿Se podrían tratar de la misma forma?

No puedo contestar a esta pregunta de forma categórica pero entiendo que no, puesto que se trata de situaciones diferentes. A nivel terapéutico pueden existir distintos enfoques o abordajes y quizás si la problemática es la misma el tratamiento sea el mismo. Sin embargo en las PAS siempre hay que prestar atención al origen y establecer pautas de autorregulación que permitan evitar el desarrollo de la problemática.

¿Crees necesario un profesional con experiencia en el caso del tratamiento con niños?

Siempre. Pero también es cierto que existen profesionales que de forma casi innata o autodidacta presentan una sensibilidad y entendimiento de la diversidad que ya es en sí un tesoro. Lo que sé a día de hoy es que uno de los sectores que más pueden acompañar en la alta sensibilidad es la pedagogía: los profesores.

La educación, si es tan necesaria en otras áreas, en ésta mucho más. La alta sensibilidad no es más que una pieza más de la neurodiversidad. Aprendiendo sobre la sensibilidad el docente o pediatra o psicólogo infantil será más capaz de identificar el problema y evitar falsos diagnósticos que patologizan a los niños y niñas algo especiales.

¿No crees que se convierte en algo positivo tener a una persona PAS respecto al resto de niños?

Lo primero es decir que la diversidad es una riqueza. Lo diferente nos permite crecer. A mí me gusta vivir cerca de una ciudad diversa. Me gustan los pueblos pero vivir en Sevilla me permite disfrutar de un vecino irlandés o una vecina japonesa. Para la neurodiversidad en el aula no lo veo muy diferente.

Por eso, una persona sensible puede enriquecer a la clase, siempre que el profesor tenga esta sensibilidad a lo sensible o sea PAS. Si lo diferente se percibe como riqueza todo el aula se beneficiará. Con niños o niñas PAS en la clase, la forma en que va a gestionar la emocionalidad le va a permitir un juego diferente al profesor. La intensidad que puede aportar un niño sensible es como un arco iris, un abanico muy grande.

¿La falta de gestión emocional te puede convertir en insensible?

Cuando una PAS de forma prolongada en el tiempo no pone en equilibrio su cuerpo-mente-espíritu entonces vamos mal. Si esta persona se ha roto a nivel emocional, habrá perdido gran parte de su capacidad empática y estará más centrada en su yo. En ese momento la persona puede relacionarse con el mundo de una manera insensible. Esto puede ser con ira, rencor, celos o envidia. Creo que te refieres a eso.

El pasado día 6 de Octubre se celebró el día mundial de las Personas Altamente Sensibles y has celebrado el I Congreso PAS ¿Qué expectativas tenías con el congreso?

El año pasado 2020 celebramos por primera vez el día mundial de la alta sensibilidad. Yo insisto en que celebrar el día de la alta sensibilidad no significa mostrarnos al mundo como una comunidad frágil sino todo lo contrario. De hecho en el contenido del congreso se pueden disfrutar de 13 conferencias y ninguna de ellas trata la sensibilidad desde una perspectiva victimista.

El año pasado con el COVID yo me ocupé de divulgarlo. Incluso algunos proyectos y universidades europeas se hicieron eco de este día. Para mí el objetivo estaba cumplido pero este año me dije que debía ir más allá. Entonces se me ocurrió cruzar ambas cosas: celebrar el día de la alta sensibilidad y contribuir a través de un congreso. El congreso debía ser gratuito para ayudar a la divulgación de la sensibilidad especialmente en América latina. Y gracias a la red de relaciones que he podido desarrollar en todos estos años pude invitar a grandes profesionales y a todas las asociaciones para hacerlas partícipes de este día. .

El programa me pareció espectacular. El congreso lo hice también para mí, porque muestra mi lado más inquieto por aprender y conocer gente tan interesante y que aportan tanto valor. Y el resultado está ahí: más de 4.000 personas inscritas sin ninguna publicidad. Tengo un cuestionario de satisfacción y los comentarios muestran muchísima gratitud. Algunos me hacen saltar las lágrimas. Personas de todas partes del mundo que agradecen tener acceso a un contenido gratuito y de tanto valor. Ya estamos pensando en el del año que viene. Igual lo hacemos presencial, quién sabe.

Para acceder al contenido de este último congreso: congresopas.com

¿Estás haciendo algún estudio de alta sensibilidad?

He hecho varios. Uno de ellos ha sido sobre los somatotipos definidos por William Sheldon. Quería saber si existía algún tipo de correlaciones en las PAS. A grandes rasgos el grupo PAS se asemejaba bastante al grupo de control. En ambos grupos la distribución de la población solía caer hacia los extremos ectomorfos y endomorfos. Quizás en el futuro pueda continuar con el estudio y comparar las pequeñas diferencias porcentuales que puedan estar ocultas.

Otro que he realizado es sobre la introversión y la extroversión. Quería comprobar si los valores aportados por la Dra. Elaine Aron estaban presentes en la población española en los mismos porcentajes. Después de analizar una muestra de 5000 personas PAS, los datos reflejaron los mismos porcentajes. Estos eran 72% introvertidos y 28% extrovertidos 4% no se identificaba en ninguno de los dos grupos propuestos.

¿Qué terapia te gustaría probar en el futuro?

Me encanta la risoterapia, terapia con teatro o quizás defensa personal para PAS…  Algún día haré talleres de este tipo para las PAS.

Muchas gracias por todo. Ha sido un placer disfrutar de esta charla entre personas tan cercanas.

Share this article: